La primera impresión es la que cuenta

La primera impresión es la que más cuenta, aunque suene superficial, la forma en la que el candidato para el empleo va vestido provoca una impresión. La opción confiable es optar por piezas clásicas como un traje de dos piezas, camisa y corbata, pero si se usan incorrectamente esto puede ser tan perjudicial como irse vestido con bluejean rotos.

Cómo vestirse para una entrevista de trabajo.

 

Lo más importante cuando te vistes para una entrevista, o para cualquier otra ocasión, es asegurarte que te sientas cómodo. No tomes esto, literalmente, como estar en pijamas porque muy rara vez será adecuado para situaciones de entrevista. Lo que queremos decir es que la forma de vestir  debe reflejar como es la persona. Si nunca  has usado un  traje en tu vida cotidiana, ponerse uno para  una entrevista podría hacer que te sientas incómodo y puede tener un efecto mucho más negativo.

 

La siguiente cosa importante, es asegurarte de quién será tu audiencia. Si entras  a una entrevista con una camisa elegante y jeans para ser confrontado por un grupo de personas en traje, puedes sentir como que ya estás luchando una batalla perdida. Del mismo modo, llegar  en un traje de tres piezas para una entrevista a una agencia de diseño es  como si no o entendieras  el medio  en el que trabjarías. Debes investigar e intentar medir el nivel de elegancia que se requiere;  algo tan simple como esto puede mostrar de inmediato que entiendes  el negocio al que estas intentando entrar.

 

¿Qué ponerse?

 

Como hemos explicado, lo que te pongas depende completamente de tu personalidad y el trabjaó al que estas aplicando.  Una camisa blanca es la navaja suiza del ejército del guardarropa de cualquier hombre, el equivalente masculino del pequeño vestido negro en mujeres. Debido a esto, podrás  encontrar que están mucho más gastadas  que otras prendas de vestir, y son mas propicias para  recibir algun tipo de mancha. Además, la propia blancura de la camisa hace que estas manchas sean mucho más obvias de lo que podrían ser en una camisa de color o con dibujos.

 

Pareciera entonces  que la vida útil de estas camisas es un poco más corta de lo que te gustaría que fuera, pero esto no tiene por qué ser el caso. Tan pronto como notes una mancha, trata de lavar  (desde la parte posterior) con un poco de agua tibia. No frotes ya que esto puede causar  que la mancha se extienda. Luego,  utiliza  Vanish® Oxi Action Blanco Total  sobre la zona afectada, masajeando suavemente hacia adentro y deja actuar durante  5 minutos. Después, simplemente lava la prenda como lo harías normalmente con tu detergente. Esto no sólo asegurará que la mancha desaparezca, sino que se encargará del resto de las manchas de la camisa y del sudor, dejando la prenda  cada vez más blanca lavada tras lavada.

 Finalmente ...

 Plancharla.

 Esto es lo obvio, pero que puede hacer toda la diferencia.

 Cuando estas  seguro de lo que llevas puesto, automáticamente reflejarás  un aire de confianza. Así que ¡Ve a tu entrevista  y  consigaue el trabajo que te merece!